Es cada vez más el impacto de consumo audiovisual en digital que se dice que en el año 2019 el 80% del tráfico de Internet será de vídeo. Tener una estrategia clara, contar una historia que enganche desde el corazón y resaltar valores de la marca son las bases de un buen video branding.

Casi todas las redes sociales están desarrollándose bajo dicho formato, especialmente, por el vídeo en directo. las historias de Facebook e Instagram o el Snapchat son un excelente ejemplo de ello.

El video branding es entonces trasladar toda la fuerza de la construcción de una marca al vídeo, teniendo en cuenta todos los elementos: su imagen gráfica, su misión, su visión y sus valores.

Es hacer visible tu marca mediante una historia capaz de conectar con el público y que esté alineada con los valores que se quieren transmitir.

Para ello no vale solo con querer hacerlo, debes apoyarte de un equipo profesional que te guíe mediante una estrategia de comunicación que tenga en cuenta los siguientes puntos:

  1. Conceptualizar todo lo que quieres contar en una esencia, en un concepto.
  2. Define tu audiencia y el canal donde se encuentra.
  3. Una preproducción asertiva para una óptima posproducción y resultado final.